Escrito por Luis Alfredo Villalba Ruiz
Legislando, con nada más que ideas en la mano y la presión política en la otra, se asemeja a los presupuestos participativos que se sustentan en ideas poco germinadas.

Se justifica en la medida que el participante, como primerizo esté recién aprendiendo, pero ello ¿justifica que a la máxima instancia legislativa del país, se llegue a aprender?
Nuevo error político como muchas recientes leyes “Nada efectivas”, es más, en algunas se tuvo que desandar, echando recursos del país por la borda ¿de ello, quien da cuenta? Es una forma consentida de despilfarrar recursos públicos y en tal caso el congreso debiera obligarse al reembolso, por el tiempo perdido, por precario sentido de prioridad.
Lo que sucede es que a diferencia de las anteriores, esta ley, tiene a los mediáticos reventándoles cuetes, ello porque la población afectada es una mínima expresión de la sociedad, es más, les sirve de escudo la muy mala reputación con que cuenta el congreso, entre la población.
El efecto será el mismo, intrascendente, por actuar como bomberos – ante el incendio desbocado de la corrupción y la penumbra que envuelve a sin fin de autoridades, puestas en evidencia por encarnizados contendores o interesados en desviar la atención pública de los problemas verdaderos del país. Débil institucionalidad, frágil gobernabilidad, precariedad política, asalto del estado por pago de favores.
Una vez más, el mediano y largo plazo, rezagados adrede porque el problema de corrupción y la penumbra de la gestión del estado – local, regional y nacional – tienen a su base problemas desconocidos por nuestros legisladores de turno, ciegos a la precarización, en curso, del proceso de toma de decisiones. Motivo de desencuentro con la sociedad que busca canales de participación, en la ella, más efectivas, en vista que la representación - local, regional y nacional – hace agua peor que cañería galvanizada atiborrada de sedimento.
Sino veamos
Gran mayoría de medios, ha castrado la noticia, con los titulares
¡Presidentes regionales y alcaldes no podrán postular a reelección! ¡No más reelección! ¡Acaban con los reeleccionistas! ¡No habrá más reelección de presidentes regionales y alcaldes!
Olvidan la noticia que informa no desinforma “Presidentes regionales y alcaldes no podrán aspirar a la reelección inmediata” una pequeña gran diferencia ¿desinformación?, ¿sensacionalismo?, ¿olvido? cada quien juzgue.
Cabría preguntarse si con tres años, legislando los nuevos congresistas y con muchos más años otros, justifican los señores congresistas, el pago de su sueldo y gastos en que incurre el país.
Nada justifica la legislación con solamente ideas, en lugar de investigaciones serias que justifiquen su preocupación por la gobernabilidad del país. Las raíces se remontan obviamente a las idas y venidas del sistema democrático y el curso en que se encuentra el país – tanto como a las ideas, que parecen ¡Ideotas! de quienes circunstancialmente en el poder son incapaces de controlar sus arrebatos – caso del cierre del congreso en el año 1992 – ante la incapacidad de conducirse por los cauces de la vida democrática, se echó mano de prerrogativas, que por el contrario socavaron el sistema de gobernabilidad.
Lo secundario y accesorio, es también importante, nunca más que lo urgente y prioritario, es lo primero que habría que aprender cuando se asume responsabilidades con la sociedad y más la responsabilidad de legislar.